La maicena es otro de los ingredientes que siempre tenemos en casa y al que quizá no le prestamos mucha atención. Probablemente la compraste hace mucho tiempo y hasta ahora te estás enterando de que tiene grandes propiedades para regenerar, aclarar e hidratar el rostro.

Esta vez, quiero hablarte sobre 2 mascarillas con maicena que se adaptan a las necesidades de tu rostro, sea porque tengas piel grasa, seca o mixta.

Mascarilla de maicena para pieles sensibles / secas

La maicena, fécula o almidón de maíz, es un compuesto ideal para tratamientos de belleza, porque no resulta agresivo y se puede combinar con otros ingredientes de acuerdo al nivel de sensibilidad que tengamos en la piel.
¿Qué necesitas?

  • Maicena: 2 o 3 cucharadas
  • Leche líquida: 2 cucharadas
  • Miel de abeja: 1 cucharada

Pasos:
En un recipiente, mezcla la miel de abeja con la leche y la maicena, removiendo hasta conseguir una consistencia lo suficientemente espesa como para que no tengas problemas al aplicarla en el rostro.

Si notas que está demasiado líquida, puedes agregar un poco más de maicena y seguir mezclando. Sólo un poco, ya que se trata del ingrediente por excelencia para espesar y puede que consigas una pasta demasiado rígida.

Aplícala sobre el rostro completamente limpio y seco. Te recomiendo usar una brocha para poder esparcir la mezcla de manera uniforme, evitando accidentes.
Pasados unos 15 minutos desde que terminas de aplicarla, notarás que se ha endurecido y tu piel luce acartonada, lo cual quiere decir que, ya es hora de retirarla con agua fría de ser posible.

Cuando la hayas retirado por completo, notarás la diferencia: Tu rostro estará terso, limpio y suave al tacto, incluso, con un tono un poco más claro.
Lo mejor de todo es que podrás aplicarla 2 veces por semana.


¿Qué propiedades tiene cada ingrediente?

Nuestro ingrediente principal cuenta con una serie de vitaminas y minerales antioxidantes que la hacen una excelente opción para tratar arrugas, manchas, marcas de acné y líneas de expresión. Por su parte, la leche como un ácido láctico es rica en proteínas y grasas, ideales para hidratar la piel, retener su propia humedad y suavizarla. Mientras que, la miel de abeja es un exfoliante natural que hidrata y regenera nuestra piel, por cual, está indicada para tratar el acné.

Mascarilla de maicena para pieles grasas


¿Qué necesitas?

  • Jugo de medio limón
  • 1 o 2 cucharaditas de maicena

Pasos:
En un recipiente pequeño, mezcla ambos ingredientes hasta conseguir una consistencia manejable para aplicar en tu rostro limpio y seco.

Aplícala de preferencia por una brochita para esparcirla uniformemente. Una vez notes que se ha secado, pasados unos 10 minutos, puedes retirarla con agua fría.
No es recomendable dejarla más tiempo del debido, ya que el limón es un tanto agresivo y puede causar enrojecimiento de la piel. En caso de que tengas piel sensible, te sugiero usar la primera mascarilla.

Una vez la retires, asegúrate de no exponerte a la luz natural ni artificial. Lo ideal es que lo hagas antes de irte a la cama y sólo una vez al mes.
Al finalizar ambas mascarillas, aplica tu crema humectante de noche y al día siguiente verás excelentes resultados.

¿Qué propiedades tiene cada ingrediente?

Ya que conoces los beneficios de la maicena, debo decir que el limón es antioxidante, previene el envejecimiento y promueve la producción de colágeno. Además, combate el acné y es un aclarante por excelencia. No obstante, es sumamente importante usarlo en cantidades adecuadas y sobre todo durante la noche, de otra forma, actuaría de manera inversa, produciendo manchas en la piel.


¿Lista/o para aplicar la mascarilla más adecuada para tu tipo de piel?
Que te parece este post? Te leo en los comentarios…..

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que también te guste